Titularización Docente

El Gobierno avanza con la estabilidad laboral y la formación para los agentes que dictan cursos de Formación Profesional

Después de dos décadas, próximamente concluirá el proceso del concurso para titularizar a los capacitadores que dictan cursos de oficios en Centros de Formación Profesional, Ceclas y CEAs. Mientras tanto, el Instructorado sigue su curso para quienes se de

El Ministerio de Educación provincial dio inicio en noviembre de 2018 al proceso de titularización de aquellos capacitadores que enseñan cursos de oficios en distintas áreas (construcciones, herrería, gasista, costura, artesanías, metalmecánica, etc) en los Centros de Formación Profesional (CFP), Centros de Capacitación Laboral para Adultos (Ceclas) y Centros de Educación Agropecuaria (CEA), que tendrá su ofrecimiento este 2019.

Tras casi de 20 años sin concursos en este sector, se ofrecerán 302 cargos y 2.319 horas, lo que significa que 512 agentes están en condiciones de acceder a la titularidad de sus puestos, a modo de reparación histórica.
Asimismo, este año continuará realizándose el Instructorado de Formación Profesional, otra de las instancias mediante la cual el Gobierno de la provincia pone en valor a esta área de la docencia.

La ministra de Educación, Claudia Balagué, estuvo el sábado 20 de octubre, en una de las tres sedes donde se dicta esta formación destinada a 700 agentes que se desempeñan en Formación Profesional y Centros de Alfabetización Básica para Adultos (Caeba). “Este instructorado, por el que hemos trabajado mucho, ya está dando sus frutos; ya está mostrando el enorme potencial que no estaba tan visible en nuestra formación profesional y capacitación laboral”, dijo la ministra.

La titular de la cartera educativa resaltó que “con este espacio en particular había una deuda histórica: 20 años de trabajo de docentes que apostaron a esta forma de enseñar y que realmente no habían sido reconocidos. Nos propusimos la forma de que esto pueda lograrse, con muchas dudas, pero con mucha decisión política y trabajo para que esto pudiera llegar a concretarse”.

“Falta un poquito más pero no tengan dudas que en marzo del 2019 más del noventa por ciento de la planta de formación profesional y capacitación laboral va a tener estabilidad laboral en la provincia de Santa Fe”, se comprometió la ministra.
Con este concurso, se revertirá la situación actual por la cual sólo un 20 % de los capacitadores son titulares, para pasar a tener el 92 % del total de 737 agentes que se desempeñan en esos centros, con estabilidad laboral.

FORMACIÓN

El Instructorado de Formación Profesional es la primera formación pedagógica integral para los agentes que se desempeñan como capacitadores en los cursos de formación profesional y capacitación laboral, y está destinada a que obtengan "competencias docentes".

Eduardo Centeno, que dicta cursos de gasista domiciliario en el Centro de Formación Profesional N° 3 de la ciudad de Avellaneda, indicó: "Del oficio no me pueden enseñar porque lo hago hace 40 años, pero nos estaba faltando la parte pedagógica. Entonces, con esta posibilidad del Instructorado seguimos aprendiendo y volcando los conocimientos a los alumnos. A pesar de que con 62 años tengo la cabeza blanca, sigo con ganas de seguir aprendiendo, así que este Instructorado es una posibilidad única, más aquí en el norte de la provincia”.

OPORTUNIDAD

Rogelio Miño es de Santa Fe y hace 13 años que se desempeña como capacitador en herrería, en el Pabellon Juvenil de las Flores, en las instalaciones de la escuela primaria nocturna N° 2505, y desde 2017, en el Programa Nueva Oportunidad. “Antes nos llamaban los “No Formales'. Estábamos precarizados desde la palabra hasta lo laboral, porque con las horas a término, a fin de año nos quedábamos colgados del sistema, sin saber si nos iban a renovar el año siguiente”, dijo Miño.
“En los últimos años se empezó a ordenar el sistema de Formación Profesional: ahora somos 'capacitadores' con posibilidades de ser 'instructores titulares'”, destacó este capacitador.

En tanto, María Fernanda Galiano que enseña corte y confección en el Cecla N° 94 de Piamonte, indicó: “Hace 18 ó 19 años que estoy esperando la posibilidad de titularizar y de seguir formándome. Estoy muy feliz y emocionada con el Instructorado, porque del oficio nosotras sabemos pero quizá nos faltaban los saberes pedagógicos que ahora estamos aprendiendo. Además, nos encontramos con otra gente, comentamos cómo damos las clases; es un espacio de encuentro enriquecedor”.
También Carlos Moyano, quien enseña albañilería en el Cecla 6678 de Santo Tomé, remarcó que “el pase a planta para nosotros es algo realmente importante porque en enero y febrero nos quedábamos cesantes. Era una incógnita terrible cada año, que ahora cambia porque tendremos estabilidad”.